Loading...

lunes, 22 de agosto de 2011

Entre tanto llegó la noche

Entre tanto llegó la noche. Las ideas se amontonaban en su cabeza y luchaban unas con otras por hacerse un hueco en ese caótico lugar. Cada vez que intentaba centrarse en una, otras, igual de oscuras y hostiles, se interponían y entre todas formaban una fiesta y bailaban al son del desasosiego. Sin embargo, su borrachera sentimental, no evitó que una de esas ideas se pronunciase y se extendiera por cada recoveco de su cabeza, produciéndose un eco ensordecedor: él no la quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario